viernes, 21 de marzo de 2014

Necesito viajar al pasado y no para evitar algunos errores, sólo quiero abrazar a alguien que hoy no está. Escucha el viento, que inspira. Escucha el silencio, que habla. Escucha tu corazón, que sabe. Quien mira hacia afuera, sueña. Quien mira hacia adentro, despierta. (Carl Jung) Error común: suponer en vez de preguntar. Ten cuidado, aunque la fuente sea clara y pura, el agua se ensucia al encontrar un rio contaminado. El mejor regalo es alguien que te abrace y te diga “pase lo que pase, siempre estaré a tu lado”. Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón. (Confucio) Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro. (Confucio) El que domina su cólera, domina a su peor enemigo. (Confucio) El más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar y practica lo que profesa. (Confucio) Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos. (Confucio) Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes. (Confucio) Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes. (Confucio) Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo; busca un nuevo camino para llegar a él. (Confucio) Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida. (Confucio) Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí. (Confucio) No culpes a las personas por decepcionarte, acepta que es tu culpa al esperar demasiado de ellas. El mundo necesita gente que deje de dormir por cumplir sus sueños, gente que con su vida haga historia, que cuestione lo establecido, que piense que nada está escrito, gente obsesiva, apasionada, arriesgada. Gente que no espera a ser grande para hacer lo que quiere sino que haciendo lo que quiere llega a ser grande. Lo que sabemos es una gota de agua y lo que ignoramos el océano. No des nada por sabido y aprende de tus semejantes, de quien menos esperas, puedes recibir una gran lección. Cada célula de tu cuerpo responde a cada uno de tus pensamientos y palabras. Lo que creemos se convierte en la verdad para nosotros. Tú eres la única persona que piensa dentro de tu mente.