martes, 25 de marzo de 2014

LA SERENIDAD ES FORTALEZA

Serena tu pensamiento y tu conducta para que puedas, en verdad, ser más fuerte. Nadie incapaz de dominar sus impetus o de imponer un freno a sus pasiones, ha alcanzado los prestigios de la fortaleza. La fortaleza es en los seres el relieve magnífico de un carácter y de una personalidad. Procura ser tu fuerte, porque sólo así llevarás a feliz termino tus mejores Deseos. Mira a los débiles: Indecisos, temerosos y siempre fracasados; No intentan nada; los aniquila su pobre imaginación; los Derrota su propia timidez. Observa, en cambio, a los fuertes: Firmes, siempre resueltos y frecuentemente victoriosos Inconformes con el presente limitado; los anima su ideal para engrandecerlo; y los hace Triunfar su voluntad. Mas cuando hayas aprendido a ser fuerte; evita caer en la Violencia o en el despotismo, que son frutos de la fuerza Incontrolada. Tu fuerza ha de ser, sobre todo, ponderación en el pensamiento y la obra; fuerza siempre disciplinada a tu voluntad y a tu proposito, respetuosa del derecho de todos. (R.J.C.G.)