viernes, 14 de febrero de 2014

Sé fuerte, para que nadie te derrote. Sé noble, para que nadie te humille. Sé humilde para que nadie te ofenda. Sigue siendo tú, para que nadie te olvide. El que no quiso cuando pudo, no podrá cuando quiera. (Atentamente: La oportunidad y el tiempo). Mantén en tu vida gente que realmente, te quiera, te motive, te anime, te inspire, te haga mejorar, te haga feliz. Si estás con personas que NO hacen nada de lo anterior, ¡Deja que se vayan¡ Mi felicidad solo depende de una persona y esa persona soy yo. Juzgar a una persona no define quien es ella, define quien eres tú. Sonríe siempre, a los niños, en homenaje a su inocencia, a los débiles, para darles coraje, a los enfermos, para calmar su dolor, a los tristes, para contagiarles tu alegría, a los amargados, para endulzarles sus días, a los egoístas, para enseñarles a dar, a todos, porque una sonrisa no cuesta nada y, sin embargo, lo puede todo. QUINCE DECISIONES IMPORTANTES: No prives a nadie de la esperanza, puede ser lo único que una persona posea. No tomes decisiones cuando estés enojado. Cuídate de quien no tiene nada que perder. Aprende a decir “no” con cortesía y presteza. No esperes que la vida sea justa. No dudes en perder una batalla, si esto te lleva a ganar la guerra. Sé atrevido y valiente. No aplaces las cosas. Haz lo que sea preciso en el momento preciso. No temas decir “lo siento”. No temas decir “no sé”. Elogia a tres personas cada día. Contempla el amanecer, por lo menos una vez al año. Guarda los secretos. Trata a los demás, cómo quisieras que te trataran. Ser amable es más importante que tener razón. A veces, lo que la gente necesita NO es tener una mente brillante que hable, sino un corazón especial que escuche.