lunes, 3 de febrero de 2014

PENSAMIENTOS

Si la gente habla mal de ti sin conocerte y te juzga como si te conociera, no te sientas mal, recuerda que los perros LADRAN cuando no conocen a las personas. Sé humilde para admitir tus errores, inteligente para aprender de ellos y maduro para corregirlos. He dejado de dar explicaciones, a fin de cuentas la gente entiende lo que quiere entender. Quien sobrevive no es el más fuerte, ni el más inteligente, sino el que se adapta mejor al cambio. (Charles Darwin) No renuncies solo porque las cosas se pusieron difíciles. RECUERDA: si vale la pena, no será fácil. Nunca trates de ser como no eres, quien te quiera te tiene que aceptar con tus errores y virtudes. La diferencia entre la escuela y la vida es que en la escuela, primero aprendes una lección y luego te ponen una prueba. En la vida, te mandan la prueba y luego aprendes la lección. La gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidará cómo les hiciste sentir. (Maya Angelou) Perdoné errores casi imperdonables. Intenté sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables. Me decepcioné de personas que pensé nunca me decepcionarían. Sonreí cuando no podía. Hice amigos eternos. Lloré oyendo música y viendo fotos. Llamé solo para escuchar una voz. Pensé que me moría de tanta tristeza. Tuve miedo de perder a alguien especial, ¡pero sobreviví! ¡y todavía sigo vivo! Aprendí que a veces el que arriesga no pierde nada y que perdiendo también se gana. Mientras salía por la puerta hacia la entrada que me conduciría hasta la libertad, sabía que si no dejaba mi amargura y mi odio atrás, todavía estaría en prisión. (Nelson Mandela) Las personas no cambian, simplemente nunca fueron eso que pensaste.