miércoles, 12 de febrero de 2014

La vida es irónica, se necesita tristeza para conocer la felicidad, ruido para apreciar el silencio y ausencia para valorar la presencia.