miércoles, 22 de enero de 2014

Los beneficios de la sal marina en la piel

La sal de mar tiene numerosos beneficios sobre el cuerpo y la piel. A diferencia de la sal de mesa para comer, que se obtiene de las minas de sal de la tierra, la sal marina se obtiene de mares y océanos, mediante la evaporación del agua para que liberen los restos salinos. Esto tiene como resultado que conserva sus minerales marinos, lo que le da diferentes colores dependiendo de su lugar de procedencia. Además, muchos de estos minerales le dan a la piel nutrientes y beneficios adicionales.
Desde muy antiguo ya usaban esta técnica para el embellecimiento y la salud de la piel y del cuerpo.






Exfoliante: Por sus partículas granuladas, la sal ya de por si, es un buen exfoliante ya que nos ayuda a eliminar las células muertas (corneocitos) de nuestra piel. En este caso la sal sebe ser lo mas fina y suave posible. Es un potente desintoxicante de impurezas ya que absorbe las toxinas de la piel.
En muchos Spas ya utilizan esta técnica y se puede utilizar tanto para rostro como cuerpo o incluso en tratamientos de manos y pies.
Puede ser mezclada incluso con aceites vegetales o esenciales.





Baños de sal:  Los griegos y los romanos ya utilizaban los baños de sal para ayudar a relajarse y combatir el estrés.
Esta terapia recibe el nombre de "talasoterapia". Esta palabra deriva del término griego "thalassa" que quiere decir "mar".
Esta terapia o tratamiento es beneficiosa para la mente y mejorar la calidad del sueño.
Otros beneficios de la sal marina en la piel son que tiene efecto antiséptico y suaviza la piel.
En este caso podemos usar las sales de baño.
Pueden proporcionar alivio del dolor después de una sesión terapéutica.
Contiene altas propiedades curativas y antimicrobianas, mejora el acné y la psoriasis entre otras.
El magnesio de la sal del Mar Muerto humecta la piel, según investigadores suizos expusieron a voluntarios con una piel seca atópica a baños de sal del Mar Muerto por seis semanas. Los baños mejoraron considerablemente la hidratación, la textura y el tono de la piel. Los investigadores concluyeron que el magnesio en las sales era el responsable, ya que el químico es conocido por unir el agua a la piel, promoviendo su crecimiento celular y mejorando su permeabilidad.