jueves, 9 de enero de 2014

La dermatitis atópica o eczema


La dermatitis atópica, también llamada eczema, es la denominación con la que se conoce una erupción de carácter crónico que se da en ciertas personas con una piel sensible. Bajo la denominación de eczema o dermatitis se incluyen todas las lesiones cutáneas que causan picor y son rojas, descamativas y exudativas. 



La dermatitis atópica es una enfermedad frecuente y se da en todas las partes del mundo, afecta a más del 5% de la población, siendo más frecuente en el medio urbano y en los países industrializados. Esta enfermedad puede ocurrir en cualquier edad, desde la infancia hasta la edad adulta. Las lesiones cutáneas son extremadamente pruriginosas (causan picor). La mayor parte de los pacientes mejoran con la edad, desapareciendo las lesiones en el período prepuberal, sin embargo hay ocasiones que puede ser más duradero y las lesiones más difíciles de tratar.



Características: Cuando la enfermedad aparece en la infancia, se llama con frecuencia el eczema infantil. La dermatitis atópica raramente se desarrolla en bebes de menos de 2 meses de edad. La cara es la zona que se afecta inicialmente y posteriormente se afectan los pliegues (brazos, rodillas y cuello)  manos y  los pies. En ocasiones aparecen placas rojas en todo el tegumento.
 
Las lesiones causan mucho picor, exudación de liquido y formación de costras que suelen estar localizadas en la cara y cuero cabelludo si bien pueden aparecer en cualquier lugar. En el intento de disminuir el picor los niños suelen rascar la cara y cabeza con las almohadas y mantas. Generalmente son niños que lloran bastante, especialmente por la noche. La mayor parte de los niños mejoran mucho de la enfermedad antes de los dos años. Existen actualmente tratamientos que pueden mejorar la enfermedad antes de que esta se solucione espontáneamente. En los años posteriores las lesiones suelen hacerse más secas y generalmente descamativas, afectando principalmente a los pliegues de delante del codo, detrás de la rodilla, en la cara, cuello y tórax superior. Si bien estas son las localizaciones más frecuentes pueden encontrarse en otras muchas localizaciones. En los adultos se afectan con más frecuencia la cara y las manos. El diagnóstico de esta entidad es clínico en base a las características, distribución y evolución del eczema. En raras ocasiones está justificado realizar pruebas diagnósticas para valorar a los pacientes.





Tratamiento : No existe un tratamiento que de lugar a una curación permanente, generalmente el eczema cura con el tiempo. La mayor parte de gente puede vivir de forma confortable con su eczema especialmente si siguen las siguientes recomendaciones. El tratamiento del eczema atópico debe incluir la utilización de emolientes, corticoides, antibióticos y antihistaminicos. Además de estos tratamientos es importante evitar los factores agravantes del eczema que se explican a continuación. 
  1. Emolientes : Es importante mantener la piel suave e hidratada y reducir el picor. Las cremas y lociones emolientes deben aplicarse en especial después del baño y siempre que note la piel  seca, incluso si no existe picor o está roja. Debe aplicarse el emoliente tras los baños, con más frecuencia en los meses de invierno y si se trabaja en oficinas o lugares con aire acondicionado. Existen en el mercado multitud de emolientes comercializados, hay que encontrar el que le sea más conveniente. Debe intentar aplicarlo varias veces al día. Evite las lociones emolientes o cremas que contengan perfume. Los baños de aceite (aceite de parafina o lanolina) son bien tolerados y ayudan a mantener la piel hidratada. Las cremas que contienen urea suelen ser bien toleradas, pero en algunos casos pueden ocasionar picor o manchar.


  1. Antiinflamatorios
    1. Corticoides : Los corticoides son  útiles como agentes antiinflamatorios cuando se aplican en el eczema y en realidad son la  medicación tópica más utilizada para controlar las lesiones de dermatitis atópica. Los corticoides pueden aplicarse en pomadas o ungüentos grasos en las zonas de piel muy seca o en cremas más bien liquidas para las zonas de pliegues cutáneos o cuando las lesiones son muy exudativas, y en lociones para las zonas pilosas. La potencia de los corticoides es muy variada. El corticoide más suave es la hidrocortisona, que puede aplicarse en la cara o en el glúteo sin problema. Se puede aplicar de forma segura incluso si se utiliza por tiempo prolongado, pero en la cara debe utilizarse de forma intermitente. Los corticoides más potentes deben utilizarse solo durante períodos cortos de tiempo. Generalmente los corticoides más potentes deben evitarse en la cara, axilas, ingles ya que pueden producir un adelgazamiento marcado de la piel y otros problemas. Generalmente se recetan diferentes cremas para las diferentes localizaciones y situaciones. Los corticoides deben ser aplicados dos veces al día en los brotes y cuando se llega a su control se debe intentar espaciar su aplicación. Es importante aplicarlos inmediatamente tras el baño cuando la piel está bien hidratada. En los casos de eczema severo es necesario tomar corticoides por vía oral o intramuscular, pero generalmente debe realizarse por períodos de tiempo cortos y con la supervisión de un médico. No tome corticoides por vía oral o intramuscular si no se lo han recetado especificamente para el brote que presenta.
    2. Inhibidores tópicos de la calcineurina: recientemente se puede disponer de una nueva clase de medicaciones de uso tópico -tacrolimus y pimecrolimus- que modifican la respuesta de los linfocitos involucrados en las lesiones de dermatitis atópica  y que han demostrado ser muy útiles en el tratamiento y control de la dermatitis atópica moderada y severa, estando especialmente indicados en aquellos pacientes que no presentan un control de la enfermedad tras la aplicación de corticoides tópicos. Estas medicaciones pueden ser utilizadas durante períodos de tiempo limitados en pacientes de más de 2 años de edad y que no han respondido a los tratamientos habituales.

  1. Antibióticos : La dermatitis atópica con frecuencia sé sobreinfecta con bacterias, especialmente el estafilococo aureus, lo cual agrava el eczema y da lugar a áreas de exudación y formación de costras. Para evitar y controlar la infección es útil la utilización de antisépticos como los baños de permanganato, los jabones de clorhexidina o povidona yodada, También pueden aplicarse antibióticos tópicos tales como la mupirocina el ácido fusidico o en los casos más extensos administrar antibióticos por vía oral como cefalosporinas,  cloxacilina, amoxicilina o eritromicina.

  1. Antihistamínicos : Los antihistamínicos por vía oral son muy útiles en el control de los brotes de urticaria y también pueden reducir el picor de los pacientes con atopia. Los antihistamínicos convencionales como la hidroxicina (atarax) son útiles especialmente por la noche, pero pueden ocasionar somnolencia lo que puede representar un efecto beneficioso para los afectos de dermatitis atópica. Los antihistamínicos más modernos como la cetirizina también pueden ser útiles y tiene menos efectos secundarios. 







Para controlar el eczema recuerde los siguientes puntos:
  1. Mantenga la piel bien hidratada. Si la piel está seca aplique cremas emolientes con cortisona o vaselina. La utilización de baños de aceite también puede ser beneficioso.
  2. Procure evitar la utilización de jabones. Los jabones irritan y secan la piel. Cuando se lave utilice solo agua. Limite la utilización de jabones para la región axilar, región genital, y pies. Puede utilizar sustitutos de jabón -sin detergente-. Si debe lavar con frecuencia las manos debe aclararlas luego a conciencia y después de lavarlas aplicar una pequeña cantidad de crema de hidrocortisona.
  3. Evite el calor excesivo. La mayoría de los pacientes con dermatitis muestran que el calor y el sudor empeoran su eczema. Es conveniente utilizar ropas frescas y estar en lugares con aire acondicionado.
  4. Evite el contacto directo con la lana y con ropas gruesas
  5. Evite cualquier cosa que usted crea que le agrava el eczema, si nota que cualquier tipo de perfume, crema, maquillaje le causa picor o irritación no las utilice.
  6. Intente acostumbrarse a utilizar el tratamiento de forma rutinaria, la aplicación de cremas de hidrocortisona puede hacerse de forma segura durante tiempo prolongado. Debe intentar aplicar cremas de corticoides potentes solo ocasionalmente.
  7. La utilización de antihistaminicos con efecto sedantes y/o tranquilizantes es con frecuencia útil en el tratamiento de la dermatitis atópica, sin embargo la psicoterapia no suele ser útil. Las medicaciones que disminuyan el picor pueden facilitar que los pacientes hagan vida normal.