martes, 1 de octubre de 2013

Un niño puede enseñarle a un adulto tres cosas: Estar feliz sin ningún motivo, estar siempre ocupado con algo y pedir con todas sus fuerzas lo que desea. (Paulo Coelho)