lunes, 10 de junio de 2013

CUÉNTAME...








Y BLA.

Les cuento. Les cuento.

Me dan pereza los aeropuertos.


¡Hala! ¡Ya lo he dicho! ¡Y no! ¡No es porque no se pueda fumar en ellos!


Aunque al parecer hay más cosas que no se pueden hacer... (Do not spit? Esten tranquilos los de Delhi, que en Madrid todavía pueden escupir tranquilos... )


Lo que me preocupa respecto a los aeropuertos tampoco tiene nada que ver con azafatas guaperrimas que tienen derecho a mirarte por encima del hombro... Hace tiempo que las compañias dejan mucho que desear en este sentido...¡Sin generalizar...!


Por el contrario... Me dan pereza infinita...

Las colas...


Sobretodo estas....


¡La gente que viaja con la casa puesta!


¡El postureo en cualquiera de sus variantes!

No, no... ¡pero si yo voy super cómoda!


¡Pues anda que yo!

¡Las despedidas y reencuentros dignos del Diario de Patricia...!




Ese momento de sacar el DNI y que el policia caiga rendido a tus pies...


Esa violación como quien no quiere la cosa...


Me dan mucha pereza tambien las latitas de coca-cola... Oigan ¡que no hay forma de acabarlas! (Irónico por supuesto...)


No puedo olvidarme de los que siempre tienen que llamar la atención... Sea cómo sea...




Y ya no hablemos de pasajero de al lado... Ustedes esten tranquilos, sólo lo digo porque a mi siempre me tocan los mejores... Los más todo... Los más habladores, los más tranquilos, los más dormidos, los más educados, los más respetuosos, los más discretos, los más simpáticos...pero ustedes esten tranquilos...


Tampoco me hacen gracia las largas esperas...

 Ya paro. Hasta aquí mi crítica de hoy para con los aeropuertos... Ayer tuve un día de aeropuertos compeltito... Madrid-Ginebra-Grenoble en menos de cinco horas... ¡Y ya basta!

 ¡Adiós aeropuertos!


Respecto a mi semana en Madrid... Semana intensa. Aeropuertos, trenes... Grenoble-Ginebra-Madrid... En Madrid: Familia, Amigos, Exámenes, Desayunos, Comidas, Cenas, Copas, Copas, Cocktails, Cocktails, Copas, Copas...  Y muchas anécdotas de las que ya hablaremos...



















  ¡Por último presentarles a nuestro nuevo amiguito de aventuras! ¡El nuevo coche de mi amiga patu!


 En fin. Señores. Señoras. Una sola conclusión...  Como en casa Madrid...



Y...





BUENAS NOCHES.