sábado, 11 de mayo de 2013

¡MANOS ARRIBA! ¡QUEDA USTED DETENIDO!





-¡PONGA LAS MANOS EN ALTO Y NO SE MUEVA!
-¡Sí, señor!
-Veamos, ¿NOMBRE?
-Grenoble.
-¿Greno...? ¿Tús padres no te querían? en fin, ¿EDAD DE NACIMIENTO?
-43 a.c, señor.
-¿Me toma usted el pelo jovencito?
-No, señor... vera...
-¡AHORRESELO! ¡PAPELES! ¡A-HO-RA!
-Aqui tiene, aqui tiene...


-¿Tiene usted algún otro documento oficial?
-Pues... (Sacando todo lo que tiene en los bolsillos) No...
-A ver, ¿Qué es eso que lleva ahí?
-¿Esto? Es un pequeño album familiar...
-Déjeme ver...


-Bien, bien... ¡Un momento! ¿Y esas dos?


-¿Esas dos? Pues vera, esas dos insensatas, a parte de ser las amiguisimas de aventuras de NoéAmeLepliage en Grenoble, son la representación más fiel y perfecta del sentimiento femenino que suscita "La primera vez que vislumbras ZARA en Grenoble". Las conservo por despecho... Jamás nadie ha suspirado igual por una de mis plazas, por una de mis fuentes, ¡Ni tan siquiera por uno de mis ríos!...
-¿Cómo dice? ¡Manos arriba! ¡Queda usted detenido por ciudad-absurda!

*Y más fotillos Grenoblianas... algunas son mías, y otras no tanto... ((Gracias a Victorien, Javier, María y Cecilia)
*En el "DNI" de Grenoble hay dos colores, rouge y yaune, no es que me haya dado la vena nostálgica, sino que es la bandera oficial de Grenoble... ¿Entienden porque me gusta... verdad?
*Consejo: ¡Cuidado con esta ciudad! ¡Es una encantadora de serpientes!