jueves, 16 de mayo de 2013

ALFRED HITCHCOCK PRESENTS








¿Cómo estan damas y caballeros?
Hoy una página de diario fascinante. Repleta de curiosidades, anécdotas, descubrimientos... y cosas que aún no sabéis de por aquí  ¿Me acompañan?


¡Siéntense! ¡Siéntense! ¡Pónganse cómodos!


¡Que empieza la película!


Para empezar he de hablarles del agua. ¿Agua? Si, si, agua. Yo no sé si han oido hablar del agua de Madrid, pero creánme cuando les digo que tiene fama. Tiene fama de estar riquísima, buenísima y deliciosa. Y además calma la sed. Pues eso, que como buena madrileña el tema del agua "me preocupaba". Y les digo, ¡No hay de que preocuparse! ¡El agua de los alpes es potable! ¡Y no sólo eso! ¡Sabe de maravilla! ¡Sino de que iba yo a quedarme otro año por aquí!


Otra curiosidad. El teclado del ordenador es distinto. Mientras que en España gozamos del QWERTY, en Francia lo hacen del AZERTY. Véan.


Y véan lo que me pasa cada vez que utilizo uno francés...


Tal cual, señores. No me lo tengan en cuenta.

Un secreto a voces, es que el baño en Francia siempre esta separado en dos: Aseo y Ducha. Y siempre cada uno en una punta de la casa. Nunca agitados, ni mezclados. Si, si, piénsan ustedes bien. Muy práctico.
Cómo anécdota puedo contarles, que cuando llevaba aproximadamente un mes por aquí, uno de los niños lleno la pared de la bañera de estos papelitos...


La primera vez que los ves, susto y miedo, luego ya te acostumbras... ¿Son niños no? ¿NO?

Por contarles, también puedo contarles que aquí las cajas de cereales vienen sólo y exclusivamente en Francés. De modo que he dejado apartados mis estudios de portugues. Ya habra tiempo.


Algo con lo que tenemos que vivir los exiliados españoles y es mejor que sepan antes de hacer maletas y embarcarse con destino al extranjero, es que... ¡No venden pipas! ¡Simplemente no existen! ¡Ni con sal! ¡Ni sin ella! ¡Tijuana ni búsquen! De las siguientes, todas las que quieran...



(Contarles que se de españoles  en Grenoble, que vinieron preparados para lo peor y que tienen la despensa llena de pipas tijuana... Y yo que me vine con lo puesto, oigan)


Vayamos con obsesiones absurdas de estas que nadie entiende y que le dan a uno sin previo aviso. Y no. Esta vez nada de quesos o velas.

Horchata. Será lo siguiente que compre después de las bombillas...


Merengue francés. ¡Ni macarrons, ni croissant, ni... nada! ¡Nada se puede comparar al merengue francés!



Caso Nunú. Prometí que les mantendría informados... De momento he conseguido posponer el fin de semana hasta después de éxamenes... va a ser imposible salir de esta... lo estoy viendo... Hoy la nunú me ha dicho que me quede con sus números (¿números?) de teléfono para ir planeándolo... El de su casa, su móvil personal, su móvil profesional y el de su marido...


Los he apuntado sin rechistar. Pero debériamos tener miedo. Una mujer con tantos teléfonos a su alcance es un peligro público. Verémos.

Lo que no verémos por aquí más es el Ketchup... La nunú ha castigado hoy a los niños sin él de forma indefinidad, creo que por algo relacionado con no-se-que rotuladores sin tapa... Si castiga a los niños, obviamente me castiga a mi, pues no seré yo la lista que se ponga ketchup en frente de los niños... Asique nada, que estamos castigados...



Algo que pensaba que ya había quedado claro, pero parece ser que no... Señores, señoras del mundo... en Francia... ¡No todo el mundo vive en París! ¿Que por qué vuelvo a sacar el tema? Fácil, siguen llegándome whatsapp del tipo...


Y yo seguiré contestando lo mismo... París precioso, pero yo vivo en Grenoble... Esta conversación es el pan de todos los días. Me recuerda a ese fragmento que tanto me gusta...





¡Culturícense! La Marseillaise es el himno Francés. Lo compuso Rouget de Lisle en 1792.



Después de esto... el final de la película de hoy esta clarísimo...



Cualquier tipo de pregunta sobre Francia, dudas o sugerencia, ya saben...


¡Por aquí nos vemos, si el derecho me deja! Au revoir!