martes, 9 de abril de 2013

CUESTIÓN DE MALETAS.






NoéAmeLepliage tiene la intención de viajar bastante este 2013. Ya que estoy en el corazón de Europa, o más bien entre sus senos, vamos a aprovecharlo ¿No? Pues eso.

Annecy, Turín, Ginebra, Berna, Lago Thun, París o Bruselas, son sólo algunos de los destinos que se irán sucediendo por aquí. Serán seguramente viajes cortos, pero intensos. Siempre divertidos. Estos viajes, serán retransmitidos en mi diario en forma de anécdotas, descubrimientos, planazos y la ingente cantidad de fotos que uno suele hacer casi instintivamente, mal acostumbrado por las nuevas tecnologías.

Lo primero en lo que piensa uno después de elegir destino, y después de comprar billete, que en este caso, serán todos de tren -¡Gracias al cielo! pues Francia esta comunicada de forma inmejorable por sendas vías de tren- Ojala se pudiera siempre viajar en tren. Ahorras tiempo en colas, esperas innecesarias, taxis de ida y taxis de vuelta, y un largo etcétera que me provocan los aburridos aeropuertos desde que vivo en el extranjero, y que tengo que soportar cada dos por tres, o cada tres por dos. Como decía, después de seleccionar destino, y comprar billete, lo siguiente será obviamente hacer la maleta.

El problema es que elegir maleta no es nada fácil. Según parece.





Estoy horrorizada con los especímenes que sacan a pasear algunos cuando se van de viaje. Tremendas ocurrencias que deberían incluirse como pena de muerte. Parece una competición, oigan. ¡A ver quien lleva la maleta más fea, hortera, llamativa, antiestética, horripilante, repugnante, indecente, incomoda, obscena, repulsiva, tremebunda! ¡No se corten!






¡Y todavía las hay peores! ¡No se crean!


Ya conocen (y de sobra) mi afición por los bolsos. También el único mandamiento que rige mi vida: <<Un buen bolso, es siempre una gran inversión>>. Pues me ocurre algo semejante con las maletas. Lo siento, pero no puedo evitarlo. Yo soy así. Y es que últimamente tengo que ir con los ojos vendados al aeropuerto para no contagiarme. Es tremendo. Esas largas esperas de aeropuerto, me están convirtiendo inevitablemente en una mala persona. Con un mal pensamiento por cada maleta que veo, cuando se me cae el pañuelo de los ojos. Claro, luego voy a confesarme. Pero es que me sabe muy mal. Que existan esas maletas, quiero decir. ¿Hemos perdido el norte? Pues parece que si, señores. Parece que si.





Hoy pretendo hacer un llamamiento a todas esas pobres almas que confunden los colores al elegir maleta. Que confunden tamaños. Que confunden modelos. Pero sobretodo, que confunden tiendas donde comprarlas. Si lo que pretenden es llamar la atención -quiero creer que su única intención es esa y no que carecen de sentido común- hay otras formas. Se lo aseguro. La elegancia, nunca deja indiferente.


Hago un llamamiento desde aquí para volver a las maletas antiguas, a esas que nos duran toda la vida, a esas cómodas bolsas de viaje discretas y de buen gusto... Hago un llamamiento al sentido común.



Echen un vistazo a estas preciosidades, y luego ya me cuentan si no merece la pena ahorrar un poco. Ahorrar dolores de cabeza a los que irremediablemente tenemos que pisar el aeropuerto varias veces al año. Echen un vistazo.
















Por cierto, para los nuevos, no se trata de ir alardeando. No me vengan con esas. Discrección ante todo. En lo que no se mete NoéAmeLepliage, es con lo que decidan llenarlas... ¡Dios me libre! ¡Allá ustedes!






*¿Han sucumbido al encanto de alguna de estas maletas? Aquí tienen, referencias: Louis Vuitton , Loewe , Longchamp , Moynat , Prada , Mulberry , Want les essentiels de la vie , Uterque , Bimba&Lola , Vintage*. Ahí tienen por dónde empezar.
*Y que me perdonen Salvador Bachiller, Carolina Herrera, Guess, Quicksilver, Emporio Armani, los señores Tous, y qué se yo... pero esto es un diario serio y de recomendaciones testadas cientificamente. No es mi culpa, si no cumplen los requisitos. Que me perdonen.
*Respecto a Kipling , Eastpack , Peter Mountain Works o Pendleton ,  no dudo que tengan buenas maletas, pero digamos que entran dentro de otra categoria.
*¡Quedan avisados! ¡Sus maletas les delatan!

NoéAmeLepliage