lunes, 18 de febrero de 2013

A-NO-NA-DA-DA




A-NO-NA-DA-DA. Hola, de nuevo. Son las 17.30 horas de la tarde. Estaba "estudiando" derecho, cuando han llamado a la puerta. He abierto. Bonjour. Bonjour mademoiselle. Un colis express pour ******** (NoéAmelepliage). pour moi? Etes-vous sur? Claro, se ha reido con mi ocurrencia. Si en el paquete pone mi nombre, pues es obvio que es para mi... Lo que el no sabía es que esta mañana, yo ya había recibido mi dosis de sorpresa-post-cumpleaños del día. Al principio he creido que no iba a ser capaz de soportarlo, y que si lo abría me daría algo, o cómo mínimo, un encantamiento, cual bella durmiente, se apoderaría de mi cuerpo. Pero he decidido correr ese riesgo y abrirlo. Y aqui estoy señores. Mi cámara de fotos, por el contrario ha resucitado de la alegría... bueno más bien del golpe al chocar contra el suelo... y es que las manos cuando recibes tantos regalos en un mismo día tiemblan... ¡Os lo aseguro!

¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias!


 ¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias!



 ¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias!

¿Que quién me ha echo semejante regalazo? Este tipo de regalos... sólo pueden hacerlos... ¡Los abuelos! Abuela-mami, Abuelo-papi (cómo les llamamos cariñosamente en mi casa, por razones que ahora no vienen a cuento... Lo siento curiosos.) ¡¡¡No sabeís con que ilusión he abierto el paquete!!! (Sabía que me teniais preparada una sorpresa... ¡pero que fuera a llegar tan rápido!) Si con el de Anita esta mañana he llorado... este ha sido una mezcla de risa y llanto, llanto y sorpresa, sorpresa y risa y llanto... tantas emociones al mismo tiempo que me dejan sin palabras. Sólo una viene a mi mente: ¡Gracias! Estoy deseando daros un abrazo, y enseñaros lo estupendamente bien que queda el reloj en mi muñeca.

*Querido lector, ya paro. De verdad que no lo tenía planeado.... ¡Que no-coincidencias tiene la vida! 
Se que os habíais quedado con ganas de verme las pisacacas puestas y ahora que ha resucitado la cámara, no podía dejar de enseñaros lo bien que me quedan... ¡Ah! Rectifico... Estoy como niña con zapatos y reloj nuevo. 



  ¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias! ¡Merci! ¡Gracias!

Creo que ya habeis averiguado cual es mi palabra del dia... De modo que puedo despedirme tranquila.

Thanks for reading!