sábado, 26 de enero de 2013

EL CREDO DE NOÉAMELEPLIAGE



Aeropuerto de Lyon (Francia), 10 de la mañana de un sábado. Retraso de media hora de un vuelo ordinario. Hojas sueltas de una Moleskine desarmada. Mi portaminas Swiss color verde neón. Una idea ronda por mi cabeza: imitar a El Guardián en su debut.

Hoy en mi diario, mi credo personal. El credo de NoéAmeLepliage.


Creo que somos aquello en lo que creemos.

Creo en que soy más de verbenas que de cualquier otra cosa. Creo en que un espejo que se rompe, es solo eso. Creo en que todos somos más de corazón, que de cabeza. Creo en que fumar no mata si lo haces con clase. Creo que los detalles marcan la diferencia. Creo en que las excentricidades hay que dejárselas a los excéntricos. Creo en los desayunos de periódico y en las cenas a la luz de unas velas. Creo en que las mejores noches, siempre son las improvisadas. Creo en que podemos engañar, pero nunca a nosotros mismos. Creo en los amores platónicos como terapia contra el aburrimiento. Creo en las historias para los nietos. Creo en “dormir es una perdida de tiempo”, y en “el momento adecuado”.

Creo en el sentido común. Excepto de noche.

Creo en que la elegancia nace, no se hace. Creo en que “que majo” no siempre significa “no tendría nada contigo”. Creo en los viajes con amigos. Creo en que enamorarse de un hombre con traje no es difícil. Creo en gracias, por favor, y de nada. Creo en los que nos hacen mejores personas. Creo en Hitchcock. Creo en los que sueñan cosas inimaginables. Creo en que un rojo en los labios, jamas deja indiferente.

Creo en que la vida es corta y los libros muchos.

Creo en mi tiramisú. Creo en que los piercing siempre serán horteras. Creo en la inocencia de los que se muerden las uñas. Creo en las notas en el móvil. Creo en los que dan su palabra. Creo en Aire Loco. Creo en los hombres que nos hacen reír. Creo en la carne muy hecha. Creo en que nunca es buena idea “cambiar” por un chico. Creo en la gente que no comete faltas de ortografía. Creo en que el miedo al compromiso, es el miedo a uno mismo.

Creo en las buenas maneras. Para todo. Y sobretodo en la mesa.

Creo en que si quieres tocar el cielo, debes pasear por Madrid en primavera. Creo en que pensar en los demás no cuesta tanto. Creo en que solo hay dos formas de bailar: como lo haría Madame Bobary, y como lo haría una mujer. Creo que nunca es tarde para pedir perdón. Creo en Bob Dylan. Creo en que no hace falta dinero para impresionar a una chica. Creo en los anónimos generosos. Creo en que “cuando sea mayor dormiré sin pijama”.

Creo en el sentido del humor, como la clave para enfrentarse a la vida.

Creo en que “salir con bailarinas en el bolso” siempre será amoral. Creo en que todos deberíamos comer-rezar-amar, aunque en orden invertido. Creo en que los hombres sólo deberían tener camisas en el armario. Creo en que ser discreto es la mejor de las virtudes. Creo en que la tortilla de patatas conquistara el mundo. Creo en que “el muus” debería incluirse como asignatura obligatoria en selectividad. Creo en que hay veces que hay que aceptar que “simplemente no le gustas”. Creo en que perder el móvil –aunque sea 80 veces 7 en menos de un año- no es pecado grave. Creo en que los defectos se pueden amar. Creo en que los tallarines se comen con cuchara y tenedor. Creo en que Holly nunca existió, ni tampoco Nick. Creo en los besos en el cuello. Creo en que salir sin cerrar los bares, no es salir.

Creo en los confesionarios. Los domingos.

Creo en que el talento ayuda, pero la constancia da frutos. Creo en que si comes despacio no engordas. Creo en Ignacio y en “la vida sale al encuentro”. Creo en los hombres que saben esperar. Creo en las personas que miran a los ojos. Creo en que los móviles los carga el diablo. Creo en que negro y azul si combinan.Creo en la coca-cola light. Creo en que Amor se escribe sin h. Creo en las mujeres que saben andar con tacones. Creo en que el sexo esta sobreutilizado, sobretodo en las campañas de publicidad.

Creo en que el enamoramiento es un estado de imbecilidad transitoria.

Creo en los hombres que no piden los besos, los dan. Creo en dejar salir antes de entrar. Creo en el buen gusto. Creo en que los polvos de sol solo pueden ser de Guerlain. Creo en que los grises son para cobardes. Creo en Manolo Blahnik Rodríguez. Creo en que no existen las casualidades. Creo en que el café debe ser amargo, como la vida. Creo en esa sensación que te deja recibir una carta. Creo en que si no mueres de cáncer de pulmón, mueres de otra cosa.

Creo en Noé, creo en Ame y creo en Le pliage. Creo en que juntos hacen un trío obscenamente arrebatador.

"Estos son mis principios... si no les gustan tengo otros"

Groucho Marx. 

Mes respects Gardien!