domingo, 9 de septiembre de 2012

::::::::::::::::PERE TORNÉ ESQUIUS::::::::::::::::

Pere Torné Esquius (1879-1936), dibujante, pintor e ilustrador nació en  Sant Martí de Provençals cuando aún era independiente. Estudió pintura en la Llotja de Barcelona y en 1901 fue a Madrid pensionado por la Diputació. 

Si bien ya desde 1897, en la tercera exposición del Cercle Artístic de Sant Lluc, inicia su participación en colectivas , no es hasta 1903 cuando hace su primera exposición individual en la Sala Parés. En 1905 viaja a París donde acabaría fijando su residencia, sin embargo nunca dejará de trabajar para Catalunya, donde su popularidad llegó a ser muy importante, sobre todo por la ilustración dedicada al mundo infantil.
En 1906 hace los dibujos del libro de canciones para niños de Narcisa Freixas y en 1910 publica su libro de dibujos Els dolços indrets de Catalunya, con textos de Joan Maragall y Francesc Sitjà, una obra evocadora del medio rural 
catalán 
acomodado y que le valió junto a su obra posterior a ocupar un puesto destacado dentro del arte noucentista.





La obra suya que se conserva en el MNAC, son cuadros de interiores, sin presencia humana, realizados quizás a su vuelta a Barcelona durante la Gran Guerra europea, aunque el año anterior ya había comenzado lo que serían sus exposiciones en  las Galeries Dalmau, donde intenta reforzar su faceta de pintor, recibiendo buenas críticas si bien siempre fue más considerado  como recreador de detalles que como "creativo". Sin embargo su dibujo de linea clara y aparentemente sencillo siempre recibió el calificativo de poético.


Sin embargo también pueden considerarse que hay dos facetas diferenciadas en los trabajos de Torné. Una la que realiza para Catalunya y otra la que realiza en Francia. La primera, más infantil, con su ilustraciones para los cuentos de Andersen y de Perrault, la del Papitu y los Almanaques Tobella, y de pintura y dibujos noucentistas. La otra, la francesa, la del Salon dels Humoristes y el Salon d'Automne, con su colaboraciones para la revista Le Rire, y su pintura y dibujos de temática más mundana y más "chic", no tan conocidos.
A partir de 1917 Pere Torné volverá a residir en Francia, siguiendo también con sus exposiciones periódicas en Barcelona hasta que en 1936 muere en Flavancourt.