viernes, 7 de septiembre de 2012

CHRISTIANES - Mírame solo una vez (1995)


Desde Santiago, Chile, recordamos hoy viernes en el blog a Christianes, una banda de Dream Pop, fundada en 1989 por Christian Arenas (voz/guitarra) y Cristián Heyne (bajo/programación), lo que explica el nombre del grupo, que se caracterizó por ser bastante reacios a la exposición mediática, motivo que tal vez limitó de cierta forma su fama, a pesar de lo cuál llegaron a cosechar una buena legión de seguidores en toda Latinoamérica.

Arenas y Heyne dieron vida a este proyecto musical cuando eran aún adolescentes, centrándose en un primer momento en hacer covers de The Cure.  Fue recién en 1990, con el ingreso del también cantante y guitarrista Juan Carlos Oyarzún, que Christianes comenzó a componer sus primeros temas.  Este impulso se vió frenado en parte en 1992, con el alejamiento de Oyarzún, quien posteriormente formaría parte de otro grupo llamado Justine.  Esta salida llevó a la dupla Arenas/Heyne a buscar un nuevo vocalista, eligiendo finalmente a una estudiante de danza con poca experiencia en el canto, llamada Evelyn Fuentes, con quien empezaron a variar su sonido hacia un estilo más cercano a bandas como My Bloody Valentine o Cocteau Twins.

Su primer sencillo en ser difundido por las radios chilenas fue "Sol", que les abrió las puertas para colocar otras 4 canciones en la banda sonora de la teleserie "Top Secret", gracias a lo cuál lograron llamar la atención de la compañía discográfica EMI Odeón, que decidió firmar a Christianes en 1995.  Fue así que, en la segunda mitad de ese año, el trío chileno dió vida a su primer y único disco, "Ultrasol", compuesto por 16 tracks y que tuvo como caballo de batalla al tema "Mírame solo una vez", una buena canción que combina guitarras y arreglos de cuerdas que complementan el peculiar estilo de cantar de Evelyn Fuentes, que llevaron a compararla con otras vocalistas latinas como Jeanette (la de "Soy rebelde" o "Corazón de poeta") o la española Ana Torroja, frontwoman del excelente trío Mecano.

Para sus presentaciones en vivo (que fueron bastante escasas), Christianes contó con el apoyo de Denver (guitarra) y Juan Patricio Fuenzalida (batería).  Al mismo tiempo, Cristián Heyne comenzó a trabajar en forma paralela con otra banda llamada Shogún, que poco a poco fue absorbiendo su atención, originando que en 1997 la historia de Christianes llegara prematuramente a su fin.  Tras la separación, Christian Arenas desapareció de la escena musical chilena, Evelyn Fuentes volvió al ambiente de la danza, mientras que Cristián Heyne continuó su carrera como productor y músico.