martes, 10 de julio de 2012

LA LEY - Día cero (1995)


En un post anterior, ya habíamos reseñado los inicios de la historia de La Ley, una de las mejores bandas surgidas de Chile en las últimas décadas.  Hoy, continuaremos hablando de su trayectoria.

Tras haber editado 3 álbumes en estudio: "Desiertos" (1989), "Doble Opuesto" (1991) y "La Ley" (1993), el grupo fue invitado por primera vez a presentarse en el prestigioso Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, tras lo cuál realizan sus primeras presentaciones en México, país en el cuál tendrían una gran recepción.  Lamentablemente, La Ley sufrió un durísimo golpe en la madrugada del 10 de Abril de 1994.  Esa noche, tras haber tocado en un concierto a beneficio de la hija de un jugador de fútbol del equipo chileno Club Deportivo Palestino, el guitarrista Andrés Bobe perdió el control de su motocicleta, mientras transitaba por el barrio santiaguino de La Reina, sufriendo un grave golpe en la cabeza, que le produjo la muerte en pocos minutos.

Tras asimilar la tragedia y guardar luto por un tiempo, el resto de los integrantes del grupo, es decir, Luis Alberto "Beto" Cuevas (voz), Luciano Rojas (bajo/teclados) y Mauricio Clavería (batería/secuencias), decidieron continuar con la trayectoria de La Ley, incorporando de manera oficial al guitarrista Pedro Frugone, quien ya había estado colaborando con ellos como invitado mientras Andrés Bobe estaba en vida.  Ese mismo año, otro de los miembros fundadores, el tecladista Rodrigo "Coti" Aboitiz, quien se había alejado en 1987, decide reincorporarse a la formación.

Esta alineación dió vida al cuarto álbum en estudio de La Ley, "Invisible", editado por Warner Music en 1995, un disco que terminó de consolidar a la banda en toda Latinoamérica, gracias a sus excelentes canciones plagadas de atmósferas que remitían al New Wave, Post-Punk, e incluso al Gothic Rock de lo 80's.  "Cielo market", "Animal", "R+R", "El duelo y "1-800 dual" (estas 2 últimas co-escritas por Andrés Bobe) son algunos de esos buenos temas, pero nosotros nos quedamos con "Día cero", compuesto de Beto Cuevas y Rodrigo Aboitiz, que es un track lleno de sensualidad, en el que Pedro Frugone demostró estar a la altura para cubrir el lugar dejado por Bobe, uno de los mejores guitarristas chilenos de su generación.