martes, 8 de mayo de 2012

LUCHO QUEQUEZANA - Kuntur (2011)


Hoy nos enorgullece dedicar el post del día a uno de los músicos jóvenes que está poniendo muy en alto a la música peruana por todo el mundo.  Con un innegable talento y sensibilidad artística, este multi-instrumentista autodidacta, que interpreta con maestría instrumentos tan variados como la guitarra, el piano, el charango, el cajón, la quena, la zampoña y la batería (solo por citar algunos), está ayudando a que las nuevas generaciones de peruanos se interesen cada vez más por la música de su país, lo que ya representa un enorme mérito.  Nos estamos refiriendo a Lucho Quequezana.

Los pininos musicales de Quequezana, nacido en Lima, se dieron a la temprana edad de 11 años.  A los 13, ya componía sus primeras canciones, siempre influenciado por los diversos matices de la música de su país: los ritmos afro-peruanos de la costa (como el Festejo, la Marinera, el Landó, etc.), y las cálidas, y muchas veces nostálgicas y melancólicas melodías de los andes peruanos, que tienen al Huayno como su género musical más destacado.

En 2002, fundó su propio estudio de grabación, llamado Cabina Libre, en el que comenzó a componer música para películas y comerciales de radio y televisión, siempre con la música peruana como su principal inspiración.  Un año más tarde, Lucho Quequezana comenzó a dar forma a un ambicioso proyecto musical, al que denominó "Sonidos Vivos", que en 2005 lo hizo acreedor de una residencia otorgada por la UNESCO-Aschberg MMM en Montreal, Canadá, que consistió en enseñar la música andina peruana a otros jóvenes músicos de todo el mundo, entre los que estuvieron Huu Baac (Vietnam), Shu Hang Rao (China), Ismail Fencioglu (Rumania) y Francois Taillefer (Canadá).  Con ellos, Quequezana realizó una gira internacional en la que el grupo interpretaba sus composiciones, con la peculiaridad de que cada uno de los artistas interpretaba instrumentos oriundos de sus países natales, lo que daba al sonido una riqueza y universalidad sobresalientes.

En 2011, este gran artista presentó su disco instrumental "Kuntur" ("Cóndor", en quechua), que llegó a ser el disco más vendido del año en el Perú, un mérito que no pasó desapercibido por los medios locales, que le han dado en este tiempo la atención que merecidamente se ha ganado en base asu trabajo serio y sostenido.  Ojalá que el ejemplo dado por Lucho Quequezana motive a muchos otros artistas peruanos a persistir hasta alcanzar sus metas, porque está demostrado que talento es lo que sobra por estos lares.