martes, 1 de febrero de 2011

 ¿Quién tiene finalmente la poción mágica?


Recordarán muchos de ustedes la aventura de Asterix titulada 'La Cizaña'. Un tipo llamado Perfectus Detritus, que tiene la rara habilidad de sembrar la cizaña allá por donde pasa, se ofrece a los romanos para acabar con los galos mediante la guerra psicológica. Hace creer a los romanos que los galos no tienen la poción mágica y ellos sí. La viñeta que acompaña este comentario revela una situación que recuerda mucho a la situación actual en la cúpula del PSOE y en el Gobierno: Finalmente, ¿quién ha dicho que se va?

El lunes, 20 de diciembre, dejó estupefacta a la dirección de su partido al contar a los periodistas durante el copetín navideño, al decir que ya había tomado una decisión sobre 2012 y que esa decisión sólo la conocían su mujer y un dirigente del partido.

El lunes, 31 de enero echó la culpa a la prensa del debate, como si no lo hubiera puesto él en marcha 40 días antes: "Nosotros no solemos hablar de este tema", exclamó Zapatero, para acto seguido precisar que son los periodistas quienes pregunta sobre eso. "Los compañeros no me preguntan". Y ya, adornándose en la faena, remató:


«La carpeta de la candidatura de 2012 ni siquiera la he sacado del armario (...) Todavía no estoy en esa reflexión (...) Las cosas más importantes, y la candidatura del 2012 lo es, el partido y eso... Todo será muy rápido. Igual que me gusta hacer los cambios de gobierno rápidos, pues decisiones de estas también». «Igual que cuando anuncié (junio de 2000) mi candidatura a la Secretaría General».
En el habla de una persona normal esta confesión sólo tiene sentido si ha decidido dejarlo. Si fuera a continuar no hay un acto que pueda ser considerado rápido, pero Zapatero no se expresa de manera normal como demuestra esta relación de hechos: ya he tomado una decisión y no he sacado esa carpeta del armario, salvo que la decisión fuera continuar. Es sostener una cosa y su contraria. Ayer, el vicesecretario general le enmendaba la plana, al decir que "el proceso de sucesión, si se produce, no será "ni rápido ni corto", sino "como está previsto en los estatutos".
¿Y para qué quería este hombre quince portavoces si él es por su cuenta un orfeón? Debe de estar muy divertido con la confusión que ha creado entre los periodistas y los dirigentes de la oposición. También ha confundido a los suyos, pero no se pueden hacer tortillas sin romper huevos. Finalmente, como se pregunta Caius Aerobus: ¿Quién tiene la poción mágica?, o lo que es lo mismo: ¿quién sabe lo que va a hacer? El 22 de diciembre, en mi columna en El Mundo sobre la revelación, apuntaba que la solución era: "depende". Seguramente él aún confía en que los 4.700.000 figurantes de la última EPA estén muy contentos por el acuerdo social para recortar las pensiones, en que la visita de la fracasada Merkel sea un espaldarazo europeo, que los resultados de las elecciones de mayo le permitan tirar hacia adelante y esperar a que se cree empleo en la segunda mitad de 2011 y pueda presentarse y ganar las generales.