domingo, 6 de febrero de 2011


La Aurora vista desde el Altozano 


Pie de foto.-Pues aquí, haciendo la cadeneta, a tono con los mensajes de la seño.

Contábamos antes de ayer el caso de la subdirectora general de Formación para la Educación Vial, Aurora Cedenilla, y su furia felicitadora que no conocía barreras de género para sus metáforas. En el permanente wishful thunking que es el estado natural de esta bitácora, aventurábamos que esto no podría tolerarlo Alfredo Pérez Rubalcaba y no había en ello la menor ironía. Siquiera fuese por vergüenza ajena. 

Bueno, pues ha habido respuesta. El jefe de Relaciones Informativas de la DGT, Francisco Altozano Lafarga ha enviado una nota que ayer publicaba ABC y hoy el diario El Mundo, en la que explica la causa de que el jefe provincial de Tráfico de Palencia haya sido empujado a dimitir. He aquí lo más granado de la nota:
"Es un hecho sin precedentes en este organismo que la respuesta a su superior fuera enviada a todos los jefes provinciales de Tráfico y a todos los subordinados del referido subdirector, creando un problema en el normal funcionamiento del organismo. 
El envío masivo por correo electrónico, de un tema personal y que nunca debería haber salido de ese ámbito, va contra las más elementales normas de funcionamiento de cualquier organización y más si se trata de una organización seria, rigurosa y prestigiada como es la Dirección General de Tráfico."
Extraordinario. Que Altozano y la Institución que representa pasen por alto la zafiedad originaria de la subdirectora Cedenilla, es sólo una señal de que forman parte de la misma comunidad de valores culturales. Que en una nota breve (no llega al folio) incluya tres veces la expresión subdirector y superior, donde debió escribir subdirectora y superiora es un ejercicio de riesgo, aun para él. Bibiana Aído y su ministra podrían acusarle de fomentar la invisibilidad de las mujeres, pero eso es asunto suyo.

Imagínense ustedes que un subdirector general envía a unas subordinadas suyas un texto análogo. Ni siquiera haría falta que fuera del PP. ¿No sería lógico que cualquier subordinada que recibiera eso, acudiera al juzgado de guardia para poner una denuncia, escribiera una carta de denuncia al director general de Tráfico y aun la ministro del Interior y luego convocara una rueda de prensa para denunciar el abuso ante la opinión pública? 

¿De verdad piensa Altozano que es el hasta ahora jefe provincial de Tráfico de Palencia quien ha socavado la seriedad, rigor y prestigio de la DGT y no  el comportamiento de la subdirectora general, Aurora Cedenilla?¿Realmente cree que el orden natural de las cosas es que un jefe o una jefa envíen  por vía circular a sus subordinados semejante texto y que eso es, no un acto público de la subdirectora, sino un acto privado de ella con cada uno de los cincuenta jefes provinciales de Tráfico, "un tema personal", según escribe con su desacomplejada parla, "que nunca debería haber saldo de ese ámbito"?¿Piensa lo mismo Altozano del acoso sexual?

Hay casos en que llamar a alguien 'imbécil' no es un insulto, sino un acto de piedad, un delicado eufemismo que vela calificativos más precisos y rotundos.