jueves, 17 de febrero de 2011

El cambio de criterio




Ayer, durante la sesión de control al Gobierno, el presidente Zapatero tuvo una actuación clásica. Interpelado por el jefe de la oposición para que explicara su criterio respecto a las centrales nucleares, respondió que 
"Es verdad que se puede cambiar de criterio, por supuesto, en política, en función de las circunstancias. Lo que es bastante insólito es que nunca se tenga criterio".
Claro que se puede cambiar de criterio. lo que no es de recibo es cambiar, pretendiendo tener la misma razón que cuando se mantenía la posición contraria. Recordemos aquellos días de junio de 2009 en que el presidente del Gobierno, autodefinido como "yo soy el más antinuclear de mi Gobierno", decidía cerrar la central nuclear de Garoña. Hubo un informe en contra del Consejo de Seguridad Nuclear que aseguraba que la central estaba en excelentes condiciones para continuar en activo, hubo protestas en las poblaciones del entorno, que iban a sufrir en forma de paro la arbitrariedad, hubo discrepancia del PP, que anunció su intención de no cerrarla cuando llegaran a La Moncloa.

Zapatero, el hombre que tenía pocos principios, pero flexibles, había sido entrevistado el 17 de junio de 2009 por Concha Gª Campoy en Cuatro y dijo los disparates que se pueden leer sobre fondo rojo. El Diario de Burgos tuvo un gran acierto periodístico al día siguiente: contraponer a las opiniones del presidente los hechos que opuso Nuclenor, la empresa propietaria de la central.

El Congreso ha aprobado 20 meses después una enmienda a la Ley de Economía Sostenible que permitirá prolongar la vida de las centrales más allá de los 40 años si el CSN lo considera adecuado. No podían llegar a un acuerdo con el PP sobre la cuestión, por lo que ha sido necesaria una enmienda de CiU que han votado favorablemente PSOE, PP, CiU y PNV, pero Zapatero dice que Rajoy no tiene ningún criterio. Hay que joderse.


.............................................


Vulnerant omnes, ultima necat