jueves, 10 de febrero de 2011

0


1.-Antes nos sorprendíamos de que dos periódicos pudieran titular muy diferente sobre unos mismos hechos, que los hechos no parecían los mismos. Hoy es posible empezar a ver diferencias en el titular de un mismo periódico. Vean los dos que El País ofrece sobre una misma noticia en su edición en papel o en la electrónica. ¿Exige o exigirá? Los Estatutos dicen que el partido exigirá habría que decir con más propiedad. La distinción tiene cierta importancia, porque ya en los primeros compases los redactores estiran las formalidades sobre la exigencia: "Posiblemente por escrito".

2.-Jesús ‘Ojo de lince’ Eguiguren era entrevistado ayer en El Correo y su no asistencia al bautizo de la criatura Sortu el lunes. El periodista David guadilla, que es un buen entrevistador, le repreguntaba:

P.-Pero envió una nota.
R.-Sí fue una manera de estar sin estar y de mencionar a las víctimas como lo hacía Víctor Jara, empleando la palabra ‘ausentes’.

Víctor Jara no podía usar la palabra ausentes, porque él era uno de ellos, una de las primeras víctimas de Pinochet. Quien les llamó ausentes fue Pablo Milanés en aquella canción:
CARLOS.-Yo pisaré las calles nuevamente
De lo que fue Santiago ensangrentada
Y en una hermosa plaza liberada
Me detendré a llorar por los ausentes. 
Eguiguren tiene un problema con la memoria, porque en la tregua anterior, hace ya cinco años, el Grupo Correo publicaba una entrevista que le hacía el actual director general de EiTB . Era el 26 de marzo de 2006:
¿Cómo se enteró de la noticia?
-Por la radio, en el coche; esperé a ver cuál era el comunicado y vi que era importante. Y puse una canción. Desde que esperaba el alto el fuego llevaba en el bolsillo de la chaqueta una cinta de Pablo Milanés. Y me puse a cantarla en silencio, con mucha emoción por dentro: «Yo pisaré las calles nuevamente, de lo que fue Santiago ensangrentada, y en una hermosa plaza liberada, me detendré a llorar por los ausentes». Es una canción de mi generación, tan marcada por la caída de Allende. Es la época de evocar a mis hermanos ausentes, los que murieron antes. Básicamente, ahora y durante un tiempo, hay que recordar a los ausentes, a todas las víctimas que se han quedado sin ver este momento.


El despiste que cinco años después muestra al atribuir la imposible autoría de la canción a Víctor Jara, demuestra que la anécdota es apócrifa. Inventada, vamos. Todos recordábamos qué hacíamos, dónde estábamos y con quién y qué música sonaba al enterarnos de: el asesinato de John y Robert Kennedy, la muerte de Marilyn Monroe, los asesinatos de Luther King, Miguel Angel Blanco, los atentados de las Torres Gemelas y del 11-M, la muerte de Lady Di, la tregua de Argel, la tregua de 1998, la del 22 de marzo de 2006. Los hechos que consideramos relevantes se nos fijan en la memoria con todos sus detalles. 

No puede ser que Eguiguren llevara durante meses la casete de Milanés para el gran momento, aquella mañana del 22-M de 2006, en que la pone en el radiocasete del coche (aquí también hay licencia; tuvo que darle la cinta al escolta que se ocuparía el asiento del copiloto para que la pusiera) citarle la primera estrofa al entrevistador y después atribuírsela a Víctor Jara, que era uno de los ausentes, propiamente dichos.

3.-En la entrevista de ayer, el presidente del PSE hacía un análisis estacional del tema. 9 de febrero de 2011:

El lunes fue el primer día de la paz en Euskadi, porque esto es irreversible. Siempre se ha hablado de la primavera de Praga [y de la primavera en El Corte Inglés, Jesús. Y la de Botticelli. Y la de Vivaldi] pero la primavera que siempre hemos esperado en el país Vasco, ha llegado. Ahora hay que cerrar las heridas.

Sin embargo, sus esperanzas en el futuro las expresa siempre con las mismas palabras Ojo de Lince explicaba cómo había recibido la noticia y sus expectativas para la tregua declarada por ETA cuatro días antes. 26 de marzo de 2006. Ya estaba allí la primavera. o quizá sólo el florecimiento de los almendros:
-Ha llegado una primavera de paz. Propios y extraños se van a sorprender por la rapidez con la que vamos a ir afianzando este nuevo tiempo y por la rapidez con la que se van a cerrar las heridas y puede llegarse a la reconciliación. Estamos en puertas de un nuevo abrazo histórico entre vascos, de una nueva época de hermanamiento que va a enterrar odios.
Si compara este desmañamiento expresivo con la puntillosidad y la precisión con la expuso Iruin la esencia de Sortu, entenderán fácilmente el estado del arte.




CONTINUARÁ... (Posiblemente luego)