sábado, 22 de enero de 2011

Memoria y leyenda



Pie de foto.-Castillo de Butrón, escenario de las guerras de bandos entre los siglos XIII y XVI. El edificio quedó destruido. Tres siglos después, en 1878, el arquitecto Francisco de Cubas lo reconstruyó, empleando los modelos de castillos europeos de la época. Qué gran monumento para albergar la sede de la memoria histórica, otra reconstrucción.

El Ayuntamiento de Guecho ha presentado un acto para reconocer a las víctimas de las guerras civiles y el franquismo. Por decirlo con palabras de la misma institución: "acto de homenaje y reconocimiento a las víctimas de la Guerra Civil, de anteriores contiendas civiles y del franquismo en Getxo". El proyecto ha sido impulsado por la voluntad unánime de los grupos municipales. El alcalde, portavoz del sentir colectivo dijo:

“iniciamos ahora una andadura para no dejar en el olvido, por justicia histórica, la realidad de las víctimas de estos negros y dolorosos episodios de la historia de nuestro país, y segundo, porque este homenaje constituye la segunda expresión o el resultado del trabajo conjunto que, en clave de consenso, acuerdo y responsabilidad histórica, hemos desarrollado en la Junta de Portavoces del Ayuntamiento en el ámbito general del reconocimiento a las víctimas ya que ese trabajo también tuvo expresión en el homenaje a las víctimas del terrorismo ya desarrollado”.
 En este homenaje no se reconoce a las 19 víctimas del terrorismo en el municipio, porque estas ya tuvieron su reconocimiento, tal como dice el alcalde Landa. Bien está que se reconozca a las víctimas de Franco. Y a las de la guerra civil, de uno y otro bando. Que uno recuerde, es la primera vez que un alcalde nacionalista considera que la guerra civil española no fue una guerra de España contra Euskadi. Los alcaldes de Guernica, por ejemplo, han acostumbrado a exigir a los Gobiernos españoles que pidieran perdón por el bombardeo de la villa mártir. Es un paso.

Más problemas plantea la voluntad de abarcar a las víctimas de anteriores contiendas civiles., a tenor de la invitación del Consistorio:
"a acudir a los familiares de la victimas de Getxo o muertas en nuestro municipio durante Guerra Civil, de anteriores contiendas civiles y del franquismo al acto que tendrá lugar a las 11,30 horas en Aixerrota"
Víctimas de las tres guerras carlistas, por supuesto. ¿Puede guardar nuestra memoria colectiva, ese nosotros, dolor por algún bisabuelo de algún bisabuelo nuestro? Sea, siempre hemos tenido una sensibilidad perseverante, pero, ¿tanto como para que el próximo día 5 de febrero se presenten descendientes de víctimas de las guerras banderizas que a lo largo de los siglos XIV y XV expresaron lo más recio de nuestro carácter en aquellas muestras de guerracivilismo total: nobles contra campesinos, nobles rurales contra las ciudades y nobles entre sí?

¿Asistirá algún descendiente de las 'Cuatro glorias patrias'? Así fue como llamó Sabino Arana a la batalla, bastante imaginaria, de Padura, donde a finales el siglo IX quedaron las piedras tan cubiertas de sangre enemiga, que el lugar fue rebautizado como 'Arrigorriaga' (Arri, piedra; gorri, roja), así como en las legendarias broncas de Gordejuela,  Ochandiano y Munguía. Puede argumentarse que esas cuatro batallas fueron contra los castellanos, no enfrentamientos civiles. O sea, como la guerra civil española, en el imaginario nacionalista. En fin, qué obsesión.