jueves, 27 de enero de 2011

Las diputadas se irritan


Es la primera vez que las Diputaciones de levantan corporativamente, como una sola mujer, podríamos decir, en las personas de sus diputadas de Cultura, para expresar su disgusto con unas palabras del lehendakari en una reunión con el Consejo Asesor del Euskera. La expresión que levantó en armas dialécticas a las tres gracias culturales de nuestra acracia foral © (Teo Uriarte):
"La desaparición de ETA unirá definitivamente el euskera con la libertad".
La triple A de la Kultura foral (Aranburu, Aristondo y Arruabarrena) ha hecho saber lo siguiente en un comunicado conjunto que leyeron ayer en Bilbao:
"Le pedimos al lehendakari que rectifique sus manifestaciones, y valore la actitud y las políticas positivas a favor del euskera. ¿Acaso no sabe que en lugar de alejar el euskera del riesgo de la politización ha realizado la politización más grave posible?"
Cabe preguntarse qué quieren decir al preguntarle por las políticas positivas en favor del euskera, si las está desarrollando su Gobierno. La segunda cuestión requiere una enmienda a la totalidad. La politización más grave posible, no será la que hace una organización terrorista, que mata por las causas que defiende el nacionalismo incruento, también por el euskera. Esa es la politización que debería denunciar el PNV y sus responsables institucionales. ¿Contamina el apoyo de ETA las causas nacionalistas?

Sí, pero solo cuando la comunidad nacionalista se muestra insensible o indiferente ante los crímenes. Tras el atentado de Hipercor, el lehendakari Ardanza manifestó su sorpresa a un periodista que le sugirió la necesidad de que fuera a la manifestación de protesta convocada en Barcelona:
-Pero acudir, ¿no sería como admitir que ETA tiene que ver con nosotros?
-Lehendakari, han asesinado a 21 personas en nombre de Euskadi.
Ardanza aprendió pronto. Pocos meses después, en el Debate de Política General, dijo que lo que nos separa de ETA no solo son los medios. También los fines, porque estos contaminan aquellos. No se mantuvo mucho tiempo como doctrina de su partido, pero lo dijo y estuvo bien mientras duró. 

Politización inadecuada es que el nacionalista portavoz de EA en el Parlamento vasco, Juanjo Arriguezabala, exija a la consejera de Cultura la expulsión de Jon Juaristi del Consejo Asesor del Euskera ¡por insultar a la lengua! dice en una de las más vistosas prosopopeyas que llevamos vista en los últimos tiempos. La estupidez mereció una respuesta adecuada de Juaristi, pero las tres gracias no dijeron ni mú.