domingo, 9 de enero de 2011


De vigas y de ojos













La foto es el asunto de apertura del diario 'Público' y muestra a una mujer incorporando una vela a las que rodean el retrato de la congresista demócrata Gabrielle Giffords, tiroteada en un mitin de partido por un perturbado de 22 años llamado Jared Lee Loughner, en un atentado que costó la vida a seis personas y heridas a otras veinte. "Un loco con una pistola", habría escrito Chester Himes para explicar el crimen. Hay algunas circunstancias que facilitan hechos como éste. El primero es un ambiente adecuado y las dianas de Sarah Palin para señalar a los partidarios de la reforma Obama a los que había que batir no es un hecho baladí. Hay más factores explicativos, como la extraordinaria facilidad con la que cualquier venado puede adquirir un arma y otras, que Carrascal explica en este análisis.





Público y El País insisten especialmente en la crispación que ha introducido el Tea party en la vida política estadounidense. ¿A qué le llamará 'Público' agresividad ultra? El pasado lunes, 3 de enero, la portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría sufrió un accidente mientras esquiaba y se rompió el tabique nasal. La mayor parte de los comentarios de los lectores se regodeaban en el lance. Uno de ellos decía:



"Qué maravilla lo que es el subconsciente colectivo!! (A) cuántos de nosotros mas de una vez nos hubiera gustado plantarle un buen ñoqui en el morro a esta soraya y no lo hicimos. Pero la Vida, esa gran Justiciera, se lo dió!! Ja, ja, ja, ja, !






Hasta las 10:10 horas del sábado, 8, el comentario más valorado en la portada de 'Público' era:








"¿Lo considerará accidente laboral? Hubiera preferido que en vez de la nariz hubiera sido la boca para que estuviera una temporadita callada que está más guapa."



Teo Uriarte, amigo y buen remero de este blog, me lo resumió una tarde en el hotel Ercilla de Bilbao, cuando acaba de producirse una muestra parecida de odio sectario:



"No se darán las condiciones objetivas, pero ya nos sobran voluntarios para conducir la camioneta".



El diario 'Público' fue bautizado en este blog como 'Izvestia', el órgano del Presidium, por oposición a 'Pravda', el órgano del Partido en las antonomasias soviéticas. 'Público' salió a la calle para llenar un hueco: el de los afectos del presidente que no cubría El País de manera adecuada desde que se produjo el divorcio entre Cebrián y Zapatero. Según contaba el presi en los círculos de más confianza: "La Cuatro está bien, la SER está muy bien, pero con El País no hay manera".





Así empezó todo, como diría Elena Valenciano aquel lejano día en que los Reyes Magos 'echaron' a la hija de su portera su muñeca del año anterior. ¿Hará alguna reflexión parecida 'Público' sobre la relación entre las bromas televisivas del Gran Wyoming y las costillas rotas de Tertsch?