viernes, 3 de diciembre de 2010

Vuelos bajos




Según hemos podido saber, gracias al serial que el diario El País está publicando sobre los papeles de Wikileaks, al día siguiente del demoledor informe del Consejo de Europa (7 de junio de 2006) sobre la vulneración de los derechos humanos que suponían tales vuelos, la vicepresidenta De la Vega hizo saber al embajador de EEUU en Madrid¨ 
"que España no tiene reparos a los vuelos de inteligencia [de la CIA y otras agencias] a través del territorio español. Ellos [el Gobierno español] solo quieren ser informados y, si fuera necesario, poder demostrar que ejercían una vigilancia apropiada sobre los aviones extranjeros que atraviesan España".
El mismo documento cuenta que De la Vega "se mostró convencida de que de que el Gobierno de Zapatero tendría pocas dificultades en manejar este asunto". Efectivamente. Bastaba con aplicar ese bálsamo de Fierabrás que este Gobierno viene aplicando desde el 14 de abril de 2004: la culpa es del PP. Vean el alarde de virtuosismo del presidente Zapatero en sus declaraciones a El País, un monumento a la ucronía, como se dijo aquí por aquellas fechas.

Lean ahora lo que el Ministerio de la Presidencia cuya titular era la vicepresidenta primera decía en mayo de 2009:

«(...) No se tiene constancia de vuelos desde o con destino a Guantánamo que hayan sobrevolado el espacio aéreo de soberanía española. Los sobrevuelos desde o con destino a Guantánamo de los que se tiene conocimiento han tenido lugar utilizando el espacio aéreo internacional suprayacente en el Estado de Gibraltar».

Recuerden el lío monumental que se creó por la pérdida de los documentos sobre el tema. El presidente del Gobierno dejó constancia una vez más de su insobornable amor a la verdad y declaró a Gabilondo que el  PP había procedido a un borrado masivo antes del traspaso de poderes, razón que le impidió a él tener constancia del asunto. Ya entonces, los datos no concordaban con las opiniones. De los once vuelos de la CIA que hicieron escala en España, dos se habían producido en la época de Aznar y nueve en la de Zapatero. De estos, los dos últimos se produjeron después del informe del Consejo de Europa citado arriba. Las escalas se produjeron en Rota, el 27 de agosto de 2006 y el 13 de octubre del mismo año. 

Este Gobierno siempre ha tenido una extraña relación con la verdad. Está en su naturaleza.