viernes, 31 de diciembre de 2010

Feliz Año Nuevo


Como es tradición en este blog, milenaria si usáramos el almanaque nacionalista, se hace saber a los más distraídos que ya hemos entrado en 2011 mediante uno de los dos signos distintivos del Año Nuevo: la 'Marcha Radetzky' que cierra el no menos tradicional concierto de Año Nuevo en Viena. Por razones que fácilmente comprenderán, es la del concierto de 2009, dos años menos en Viena. Disfruten la magnífica y bienhumorada dirección de Daniel Barenboim.

Un año de estos me armaré de valor y pondré el 'Danubio Azul', que también entra en el menú, y, quién sabe si puestos a tirar la casa por la ventana, les pongo el concurso de saltos de esquí. Sean felices en 2011, porque ser ricos lo van a tener un poco más difícil.