jueves, 23 de diciembre de 2010

El villancico de Revilluca

 

La noticia es que esta noche es nochebuena y mañana, Navidad. Las Navidades es lo que tienen, esta marea incontenible de buenos deseos a plazo fijo. La experiencia nos dice que tienen una fecha de caducidad muy breve, pero como desde hace ya mucho tiempo  hemos sido más integrados que apocalípticos, optamos por sumarnos a ella, ya que, por otra parte, nuestros deseos de resistir serán perfectamente inútiles. Zapatero abrazó a Rajoy, no les digo más. Nos quedan Gabilondo y los airados  sindicalistas murcianos para explicarnos quiénes son los vagos y los responsables de la crisis, pero es de desear que cedan también a los buenos deseos universales.  Entre los políticos, destaca la original felicitación del presidente de Cantabria cantando, nada mal, por cierto, un villancico lugareño. Mañana más.