viernes, 5 de noviembre de 2010

Trabaja para hacernos felices
























Mª Teresa Fernández de la Vega tomó posesión de su cargo de miembra vitalicia del Consejo de Estado. Llama la atención el énfasis adanista de esta mujer, que insiste mucho en subrayar que fue la primera que. En este caso, se nos ha recalcado que es la primera mujer en la historia del Consejo de Estado, anomalía de la que no nos habíamos dado cuenta y , -lo que es mucho más incomprensible- Bibiana Aído no se había visto obligada a corregir, mientras hacía campaña para imponer la paridad en los Consejos de Administración de empresas privadas.

También se ha recordado que es la primera mujer que ha presidido un Consejo de Ministros, lo cual supone un cierto embellecimiento del currículum. Se ha limitado a cumplir su papel de vicepresidenta primera  en un Consejo al que no asistió por viaje el presidente del Gobierno. Pero lo mejor es la insistencia en que es la primera mujer vicepresidenta del Gobierno como el puesto más relevante que en política haya alcanzado nunca una mujer. No es cierto. En el protocolo del Estado, la vicepresidencia del Gobierno queda por detrás de el Rey, el Presidente del Congreso, el presidente del Senado, el del Tribunal Supremo, el del Tribunal Constitucional y el Tribunal de Cuentas del Reino. Antes que Mª Teresa, habían ocupado cargos más relevantes que el suyo: Luisa Fernanda de Rudi, Esperanza Aguirre, María Emilia Casas y Milagros García Crespo.

Bueno, pues De la Vega anuncia que desde su nuevo puesto va a seguir trabajando "por la felicidad de los españoles", aunque al parecer con menos prisa, porque por primera vez en siete años no ha puesto el despertador. Dijo 'despertador', vuelvan a oír el vídeo, y asómbrense ante la cháchara banal, tan casual todo, excepto esa fatuidad engolada de hablarle al presidente del Consejo de Estado de sí misma en tercera persona y luego llamarle 'presi'. Comprobarán que la nueva consejera no lleva puesto el cinturón de seguridad. Recordarán que Rajoy se vio obligado a pedir perdón por la misma negligencia. Vean ahora este video:




En él María Teresa Fernández de la Vega recibe a portagayola a la oposición:
"Han tenido ustedes un verano pleno de oposición de chiringuito. Empezaron con el señor Rajoy desenfrenado, haciéndose vídeos sin cinturón de seguridad..."
Sí es pertinente su afición a las películas chinas. En los tiempos en que todos los gatos eran pardos porque siempre era de noche, ví un filme chino en el Festival de Cine Documental de Bilbao. Se titulaba 'El cartero' y era un documental sobre el ejemplar trabajador del socialismo que, con su bicicleta y su pensamiento maosetún, llevaba todos los días la felicidad a los corazones de otros trabajadores, tan ejemplares como él, aunque en otras disciplinas. Como María Teresa en lo suyo. Joder, qué tropa.