miércoles, 17 de noviembre de 2010

No te fíes, Montilla; ¡los orgasmos son fingidos!


Tal como se había dejado claro en anteriores anuncios de campaña, el increíble hombre normal tiene superpoderes. Basta ir con su papeleta a un colegio electoral de Cataluña el próximo día 28 y es que la peña se le corre viva, oigan. ¡Y sin manos!

Es de suponer que el procedimiento valga indistintamente para los dos sexos. Que el orgasmo y la orgasma sean para todos y todas. De lo contrario estaríamos ante un caso de discriminación sexista insoportable. Después de las dos películas que Roures le ha producido a Woody Allen, la Generalitat espera un gesto recíproco, por ejemplo, que el cineasta arregle su frase histórica sobre las yemas de los dedos de Warren Beatty y diga que le gustaría reencarnarse en el nombre de Montilla encabezando una papeleta electoral.

Vean con atención el primer video. La adorable Meg Ryan ilustra a un sorprendido Billy Chrystal sobre la dramaturgia de las entretelas femeninas. Y a ella le basta un flan. Sobre el tema ya había escrito Cesare Pavese en 'El oficio de vivir': "¿Quién podrá saber si una mujer ha gozado? El hombre no tiene misterios; eyacula a la vista de Dios Padre, mientras en ellas todo sucede en el interior, en las raíces de la carne.

Compárenlo ahora con el segundo. Diríamos, si no temiéramos ser reos de centralismo, que el orgasmo catalán es algo más soso. Hoy han merecido ondulaciones tres aportaciones destacables de Rorschach, y Andoni, que hicieron las siguientes aportaciones para un estudio comparado del orgasmo catalán con el que se lleva en otras culturas.

Alatriste anotó un intersante remake para una frase célebre de Mae West:
Bon día, Jordi. ¿llevas ahí el voto de Montilla o solo estás contento de verme?
 Rorschach aventura que los superpoderes del hombre normal van a cambiar el habla de la juventud catalana:
- ¿Y qué tal el viernes, Mercè?

-  Genial, tía, no veas. Me fui a casa de Jordi porque sus viejos no estaban y me echó tres papeletas en la urna que flipas.       
 Y por último, pero no por eso menos importante, Andoni, que es un hombre muy práctico le ponía algún pero al video de las JJSS catalanas:
“Bueno, muy bien: yo me acerco a votar, cojo la papeleta de Montilla y de la misma tengo un orgasmo...

Pero, ¿dónde me fumo el cigarrito de después?”