sábado, 13 de noviembre de 2010

Ha muerto Luis García Berlanga



Ha muerto quien es, probablemente. El más grande director que ha tenido el cine español. Ésta es una de esas noticias que uno no puede asumir con frialdad profesional, porque las películas de Berlanga han sido uno de sus grandes referentes a lo largo de los últimos cincuenta años. No hay gran cosa que decir, porque Lindo Gatito escribió ayer un epitafio cabal e insuperable:
Hoy las campanas de Villar del Río sonarán tristes y lúgubres. La fuente ya no mana su chorrito.
La secuencia de las cuevas del Drach es una muestra acabada del mejor cine que se ha hecho nunca. La escenografía, el espectáculo de luz y sonido y la barca de Caronte tripulada por sombras con tricornio en busca del ejecutor y ese diálogo, preciso por desencontrado, entre el guardia civil (interpretado por Joan Ferrer) y Nino Manfredi, hacen de esta secuencia una pieza maestra.

Desde hace seis años, la escena goza además de una cierta polisemia: la idea de la Guardia Civil buscando a un tal José Luis Rodríguez para obligarle a que cumpla con su deber, ilustra cabalmente el aforismo de Marx en 'El 18 Brumario de Luis Bonaparte': la segunda como farsa.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Dos cabalgan juntos (contra la crisis)






Recordarán ustedes la entrevista que publicó el diario El País con Mariano Rajoy el 31 de octubre pasado. Primera pregunta:
"¿Ha visto el plan que ha presentado Cameron?"
El jefe de la oposición se dejó llevar pastueñamente por las preguntas de un buen entrevistador hasta que le saltó la alarma:
"De momento se propone suprimir 500.000 empleos públicos (...) ¿Usted habría votado sí a ese plan?"
Ese mismo día, el renuncio de Rajoy fue aprovechado electoralmente por el vicepresidente primero del Gobierno, tal como se puede ver en la cabecera del diario socialdemócrata (© A. Espada) que aquí reproducimos. A Rubalcaba le siguieron en el empleo del argumento elb vicesecretario general y ministro de Fomento, José Blanco, el secretario de Organización, Marcelino Iglesias y tutti quanti. "Rajoy es como Cameron" fue la consigna de la semana.


Pero las consignas, como la orden del día en los cuarteles y los argumentos socialdemócratas están hechos para ser sustituidos por otros sin necesidad de justificación previa.


Así, ayer sábado, El País abría su primera con una foto que a la ministra de Sanidad le habrá parecido planetaria: dos líderes jóvenes, vigorosos y deportistas aunando sus esfuerzos entre las islas y el continente, a  ambos lados del Canal de la Mancha.


"Entrenando contra la crisis", dice el pie de foto. David y José Luis, le même combat. No se trata de analizar aquí el lenguaje corporal: el uno corre, el otro no, sino el encuadre. "Segundos fuera" podría haber sido un pertinente pie de foto. Bernardino León y el otro ayudante que corrían con ellos, están ocultos gracias al encuadre, que muestra a los dos líderes en solitario.


Al igual que Tony Blair pasó de acompañar a Bush y Aznar en la foto de las Azores a ser el inspirador y consejero de José Luis en el proceso de paz de 2006, según la propaganda gubernamental, David Cameron ha pasado de ser el pernicioso inspirador de la agenda oculta de Rajoy al corresponsable de la lucha contra la crisis en la vieja Europa. Estuvo bien Barack mientras duró, pero las elecciones del midterm lo pusieron en su sitio y la meta de José Luis es codearse con los mejores.


La foto que publicaba ABC, aquí a la derecha, sugiere algún dato más del momento fútin. José Luis aprovechó la pasión por el deporte que ambos  cultivan para afear al premier británico sus medidas de saneamiento: "Acuérdate de lo que te digo, David. Mira a los ojos de tus funcionarios y diles, si te atreves, que vas a recortarles sus derechos."


El pie del periódico de Vocento lleva por título 'Carros de fuego', eficaz polisemia, como sabrán ustedes: película dirigida por Hugh Hudson en 1981 que narra la epopeya de dos corredores, de clases sociales distintas, que quieren participar en los Juegos Olímpicos de París , en 1924. Su banda sonora, compuesta por Vangelis, ha sido la música de campaña electoral del PSOE desde 1982. El papel del tipo inteligente que responde al nombre de Bernardino León y corre entre los dos, ligeramente retrasado, es el de traductor. 


La lógica socialdemócrata permite una cosa y su contraria, que un mismo personaje, David Cameron, sea una compañía intelectual infamante para la oposición y un lujo social para el Gobierno. Mi viejo amigo, LRA, por quién aún siento gran aprecio, es un aventajado maestro en su empleo. Sostiene al mismo tiempo que la negociación con ETA es el instrumento necesario para alcanzar la paz y muestra su irritación cuando alguien (Mayor Oreja, la extrema derecha, el PP, la campaña mediática) sostienen que el Gobierno prepara una negociación con ETA, como si acusaran al Ejecutivo de fomentar la pederastia. O sea, como si el Gobierno fuese el Vaticano, por seguir con la lógica socialdemócrata.