jueves, 25 de noviembre de 2010

Esto es lo que hay


La ministra no quería improvisar. De ahí que haya esperado a una ocasión idónea para estrenarse. Pocas fechas más idóneas que el Día Internacional contra la Violencia de Género, o sea, ayer, y aprovechó el acto  alusivo para anunciar la propuesta que llevará hoy al Consejo de Ministros y Ministras:
"la propuesta de reforma del Código Civil para prohibir expresamente la atribución de la custodia individual de los hijos e hijas al cónyugue (sic) incurso [esta palabra debió de resultarle extraña, porque después de haberla leído correctamente se autocorrigió para sustituirla por 'incluso', pero esta última la abortó para reafirmarse en 'incurso'] en un proceso por un delito de violencia de género".
La anécdota esta vez revela categoría: el insuficiente acabado intelectual de gentes a las que se confían muy altas responsabilidades de gobierno por un dirigente que no cree en la excelencia y considera que tiene un banquillo infinito en "los cientos de miles de españoles que podrían gobernar".

Eso respecto a las formas. Respecto al fondo se han pronunciado las Asociaciones de Jueces, que, sin excepción han rechazado la ocurrencia. Ignora un principio básico del estado de derecho: la presunción de inocencia. Establece un planteamiento apodíctico que niega al juez la posibilidad de evaluar caso por caso, haciendo tabla rasa, ya se trate de una falta de amenazas o de asesinato. Establece una equivalencia no demostrable al suponer que quien es un mal marido o tiene un comportamiento de tal en un momento dado, es también un mal padre. Su aprobación va a disparar las denuncias de malos tratos en los procesos de divorcio.

El caso es que hoy, salvo que esta mañana aporte la ministra una cuarta rectificación a las tres que hizo ayer, el engendro será presentado en el Consejo de Ministros, para que Caamaño, el ministro de Justicia Cuantitativa, haga unos apaños y corrija las faltas de ortografía jurídica dentro de lo que quepa. Esto es lo que hay.