miércoles, 28 de abril de 2010

Conociendo Mantova...centro historico

Hola amigas...buen miercoles para todas!! por aqui estamos con el tiempo incierto...un dia sale el sol y nos ponemos mangas cortas y al otro dia llueve y otra vez con la ropa calentita. Hoy les muestro las fotos que sacamos en Mantova, es un lugar maravilloso...solo falta que las personas caminen con los vestidos antiguos y pareciera que se esta en la epoca del romanticismo, disfruten conmigo este hermoso paseo
Monumentos
La ciudad contiene muchas obras de arte y tesoros arquitectónicos que nos transportan a las distintas épocas. Entre sus monumentos cabe señalar el Palazzo Ducale con frescos de Andrea Mantegna, cuya tumba está en Sant'Andrea, basílica que se comenzó a construir en el siglo XV, junto con la iglesia de San Sebastiano, ambas según diseño de Alberti.




También hay que destacar la catedral construida por Giulio Romano (1545) y el Palazzo Tè (1525-1535), símbolo de la ciudad proyectado y decorado también por Giulio Romano (que vivió en Mantova en sus últimos años), hecha como villa residencial de Federico II Gonzaga, en un estilo renacentista avanzado y con ciertos toques de post-manerismo rafaeliano. Alberga el museo cívico.


La Magna Domus, el Palazzo del Capitano, el Palazzo Vescovile, el Palazzo degli Uberti, el castillo de San Jorge, el Palazzo Castiglioni (o Palazzo Bonacolsi), la torre de la Gabbia, y el Palazzo del Podestà, todos ellos ejemplos del patrimonio en construcciones patricias y arquitectura italiana.







En el año 2008 fue inscrita como lugar Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en junto con Sabbioneta, por representar ambas dos aspectos diferentes del planeamiento urbanístico del Renacimiento.



En concreto, Mantova muestra la renovación y la existensión de una ciudad preexistente, con un esquema irregular con partes regulares que muestran las diferentes etapas de su crecimiento, desde la época de los romanos, hasta el renacimiento, pasando por la Edad Media. Mantova, lo mismo que Sabbioneta, ofrece un testimonio excepcional de los logros artísticos, arquitectónicos y urbanos del Renacimiento, unidos a través de las visiones y acciones de la familia Gonzaga.