miércoles, 28 de abril de 2010

Ciudad de vida y muerte

El otro día, mientras revisaba las últimas aportaciones del blog poético de unos amigos, me llamo mucho la atención una reseña de cine; cosa muy poco habitual en esa página, "La nueva caja de cerillas"; y no tarde mucho en hacer caso de la recomendación y verla. La película en cuestión era la del titulo de esta entrada, Ciudad de vida y muerte, de Lu Chuan.


¿Que decir primero de esta impactante película? Tal vez empezare con una breve sinopsis:

La película (se conocía como "Nanjing! Nanjing!") y relata la masacre de Nanking, cometida por ejercito Japonés en la capital china tras la conquista de la ciudad el 13 de diciembre de 1937. Esto lo hace siguiendo la vida de varios personajes a través de todas las atrocidades y horrores cometidos y como les van afectando, pasando desde un soldado japonés, por una maestra de escuela, hasta el embajador alemán de la ciudad.

¿Y que fue exactamente lo que sucedió en Nanking? Bien, viajemos al año 1937, el Ejercito Imperial Japonés esta apostado antes las puertas de la capital China, Nanking, después de más de tres meses de cruenta batalla por la toma de Shanghái donde las bajas fueron terribles (270000 solo entre soldados chinos y japoneses). El 13 de Diciembre finalmente la ciudad cayó en sus manos y las ordenes no eran hacer prisioneros. En apenas 6 semanas se estima que fueron asesinadas unas 300000 personas, contando prisioneros de guerra, mujeres y niños. A la vez que comenzaron las ejecuciones masivas de prisioneros y sospechosos, comenzó la sistemática violación de toda mujer china que se pusiese a la vista de las tropas japonesas. Citando a la wikipedia:
Las mujeres y los niños no estaban a salvo de los horrores de las matanzas. A menudo, los soldados japoneses cortaron los senos, o en el caso de mujeres embarazadas, hacían cortes abiertos y rasgaban el útero. Hay testigos que recuerdan soldados japoneses tirando bebés al aire para capturarlos con sus bayonetas. Las mujeres embarazadas a menudo eran blanco frecuente, que a menudo se bayoneteaban en el vientre, a veces después de la violación.
Con estos breves antecedentes ya podemos ponernos a ver la película y estar un poco más preparados, aunque a mi, ya sabiendo a lo que me iba a enfrentar, me afecto igualmente su dureza.

Este film, que para algunos puede que se les haga largo por sus 132 minutos de duración, comienza como una más de las grandes producciones de Hollywood de cine bélico, al más puro estilo de Salvar al soldado Ryan, para pasar a convertirse en un drama histórico (basada en hechos reales) que recuerda a otra famosa pelicula de Spilberg, La lista de Schindler, y no solo por el hecho de estar rodada en blanco y negro. Es una gran historia coral con múltiples y dispares personajes, en los que vemos el demoledor efecto que tiene sobre el genero humano presenciar, sufrir y cometer semejantes barbaridades. Nadie puede salir sin cambios de una situación de tal magnitud y como bien escribió Marcos en su caja, y cito textualmente:
Si alguno os decidís a ver la película, entenderéis por qué todavía me dura el aturdimiento y comprenderéis que no exagero, porque para ver esta película hay que estar preparado para recibir un duro golpe.
Que razón tienen estas palabras, si te decides a verla deja a un lado las palomitas y prepárate para el golpe.



Para terminar me quedo con la siguiente frase de la película:
Al final vivir... se hace más difícil que morir.