domingo, 28 de marzo de 2010

Reflexiones de madrugada

Mi mejor antidepresivo es la música, ya que cada vez que estoy escuchando una canción no puedo pensar en mis problemas.

Yo mismo camino de casa