lunes, 8 de marzo de 2010

8 de marzo de 2010

En 2010 se cumplen 100 años de la instauración del 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, promovida por Clara Zetkin en el seno de la Internacional Socialista de Mujeres, para visibilizar, no sólo la realidad del trabajo de las mujeres, sino nuestra lucha por mejorarlo. Coincide con el centenario de la Real Orden de 8 de marzo de 1910 que autorizó el acceso de las mujeres a la Universidad en España, impulsada por Emilia Pardo Bazán. Desgraciadamente, 100 años después celebramos el 8 de marzo dentro de una grave crisis económica que repercute especialmente en los derechos de las mujeres.

Desde IU creemos que es imprescindible visibilizar la repercusión en las mujeres de la crisis económica y más concretamente de las medidas anticrisis, para evitar que ello sea pretexto para estancarse o retroceder en la lucha contra la precariedad, la desigualdad salarial y la discriminación por razón de sexo o por el estado civil de las mujeres.

Entendemos que hay que estar alerta para impedir que la crisis económica se convierta en una oportunidad para el retorno forzado de las mujeres a las labores domésticas y a los cuidados familiares, lo que puede producir una involución hacia una economía arcaica basada en los roles patriarcales que estamos intentando combatir. Este peligro se va haciendo cada vez más palpable debido a las políticas de privatización de los servicios públicos y la disminución del gasto social. También medidas como las compensaciones económicas para las cuidadoras familiares en vez de servicios públicos llevados a cabo por profesionales potencian el modelo hombre proveedor/mujer cuidadora frente al de hombres y mujeres proveedores y cuidadores en igualdad. Por tanto, la necesidad de construir alternativas desde el feminismo es más que nunca urgente.

Frente a la crisis del capitalismo, desde IU apostamos por un modelo económico que establezca nuevas formas de producción y consumo y reorganice las estructuras del cuidado repartiendo equitativamente entre mujeres y hombres el trabajo remunerado y no remunerado. Un modelo productivo en el que la actividad laboral femenina sea igual a la masculina, que vaya acompañado de un reparto familiar y social del empleo y del cuidado. Que visibilice y por tanto reordene todo el trabajo soterrado y oculto de los cuidados y sostenimiento de la vida que tradicionalmente hemos realizado las mujeres, para que forme parte del nuevo modelo productivo y en consecuencia hombres y mujeres tengamos la misma implicación y responsabilidad.

Para ello es imprescindible medias como la reducción general de la jornada laboral, la equiparación de permisos de maternidad y paternidad y un sistema basado en los servicios públicos de calidad que garanticen la atención universal a todos los niveles. Así como desarrollar los servicios públicos de educación, sanidad y atención a la dependencia, imprescindibles tanto para la igualdad de género como para una economía socialmente sostenible.

Por otra parte, los alarmantes índices de pobreza, que afectan con mayor rigor a las mujeres inmigrantes, más desprotegidas, y a las mujeres mayores, con pensiones mínimas o no contributivas que no llegan a cubrir sus necesidades básicas, hacen más apremiante aún el reforzamiento del Estado Social y de los sistemas de protección.

Todavía queda mucho por hacer sobre nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo. Todavía en el siglo XXI, el patriarcado en todas sus facetas intenta controlar algo que no les pertenece, nuestro cuerpo, nuestra decisión. Desde IU no permitiremos ni un solo retroceso en los derechos conquistados, y seguiremos luchando por la que entendemos debe ser una decisión única y exclusivamente de las mujeres. Apostamos por la educación sexual en el sistema educativo al igual que por crear una red real de centros públicos de información y orientación sexual en toda la Comunidad.

Desde IU seguiremos luchando por la igualdad real y la abolición del sistema patriarcal desde la más absoluta convicción de que todas juntas conseguiremos un mundo más justo.

Área de Igualdad de IU Jerez