domingo, 31 de enero de 2010

Desgracia compartida

[...]El hombre, en cualquier ocasión, es un ser humano y, naturalmente, durante los momento de peligro desea ver a su lado al compañero y, por supuesto, a su comandante. Por algo hay un proverbio popular que dice: "La desgracia compartida se soporta mejor". El jefe de sección necesita ver sin falta a sus subordinados : debe animar a uno, halagar a otro; en una palabra, influir en ellos y tenerlos en sus manos.[...]
El Deber de un soldado; Konstantin K. Rokossovski