martes, 1 de diciembre de 2009

Manifiesto de Izquierda Unida en el 1 de diciembre Día Mundial de la Lucha contra el Sida


Madrid, 30 de noviembre 2009

Este 1 de diciembre, desde el Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS) de Izquierda Unida queremos afirmar nuestro compromiso con la lucha contra el VIH/sida.
Los últimos datos epidemiológicos de ONUSIDA son esperanzadores: ha habido un descenso del 17% en nuevos contagios durante los últimos ocho años. Estas cifras son responsabilidad, en gran medida, de las políticas de prevención. Por ello, éstas deben ir acorde con la realidad en la que se trabaja, contemplando los fenómenos que inciden en la aparición de nuevos casos como: la disminución de la edad a la que se tiene la primera relación sexual, repunte del uso de drogas por vía intravenosa, etc.
Por otro lado, el acceso a los tratamientos antirretrovirales significa un aumento más que considerable de la esperanza de vida de los y las afectadas por VIH/sida. Esto ha hecho que aumente la prevalencia de la enfermedad, hoy en día se estima que hay 33’4 millones de personas afectadas en el mundo.
Otro aspecto, más importante si cabe que el epidemiológico, es el social. Las personas seropositivas sufren la estigmatización y el rechazo asociado al virus y a la enfermedad.
Mientras no dejemos de asociar VIH/sida a determinados colectivos sociales (LGTBi, personas prostituidas y/o drogodependientes), asumiendo que es algo que nos afecta a todos y todas por igual (independientemente de nuestro sexo, clase social, orientación sexual o color de piel), no podremos disfrutar de una sociedad en la que convivamos desde el respeto y la tolerancia.
Para el desarrollo de una buena política de prevención y sensibilización, se hace necesario contar con apoyo institucional, dotando de medios y recursos a las asociaciones que trabajan en el sector.
Desde ALEAS reivindicamos el apoyo de las instituciones públicas, tanto estatales como autonómicas, donde vemos necesario una coordinación más eficiente que repercuta satisfactoriamente en beneficios para todos.
Por ello, se hace preciso que los poderes públicos no olviden que, a pesar del tiempo y los progresos conseguidos en materia de atención sanitaria y avances científicos, aún queda mucho por hacer. Hoy hacemos un llamamiento para trabajar por unos objetivos comunes, que permitan las condiciones necesarias para que se desarrolle una sociedad igualitaria en el marco de los Derechos Humanos, que garantice unas condiciones de trabajo y de vida dignas para las personas que viven con el VIH/sida.
Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (ALEAS) de Izquierda Unida.