jueves, 12 de noviembre de 2009

Izquierda Unida ofrece soluciones

Hemos exigido al gobierno municipal del PSOE, coincidiendo con el segundo día de movilizaciones de los trabajadores y trabajadoras de la concesionaria Sergesa, que se de aplicación a la propuesta planteada por IU en marzo e inste a todas las concesionarias de servicios públicos externalizados en vigor, a través de la negociación colectiva, a que se aplique en los dos próximos años la garantía de remuneración mínima de 14.000 euros brutos anuales para l@s trabajador@s que desempeñando las actividades contenidas en la contrata dependan de la empresa o entidad que presta la misma.

Izquierda Unida flexibiliza su propuesta, dada la situación económica del Ayuntamiento, y plantea que la aplicación de la misma se haga de forma progresiva, entre 2010 y 2011, de manera que en dos años esté garantizada el salario mínimo de 14.000 euros brutos anuales.

El gobierno local no debe permitir que las negociaciones entre los trabajadores que sufren el continuo retraso en el pago de sus nóminas y las concesionarias se den a dos bandas, sino que lo más beneficioso sería que se dieran a 3 bandas, estando en Ayuntamiento presente en todo momento.

La ausencia de límites de salarios mínimos en los pliegos de condiciones de las contratas municipales hace que las empresas compitan en sus ofertas económicas rebajando o manteniendo en la miseria las condiciones económicas de sus trabajadores/as produciéndose además unas diferencias económicas muy acentuadas entre trabajadores que desempeñan trabajos equivalentes para el Ayuntamiento pero dependientes de la empresa concesionaria del personal propio del consistorio.

Esta situación afecta a las empresas concesionarias de servicios públicos en las que principalmente la plantilla es femenina casi al cien por cien, limpieza de edificios municipales, limpieza de centros educativos, ayuda a domicilio, centros de día infantil, la atención telefónica (010), centro de Alzheimer, ...
Hay que recordar que este Ayuntamiento Pleno en sesión celebrada el pasado 26 de febrero, aprobó por unanimidad una moción como motivo del 8 de marzo “Día Internacional de la Mujer”, en la que entre otras, se evidencia la brecha salarial entre hombres y mujeres, cifrada en casi un 29% en detrimento de éstas, así como la corresponsabilidad y colaboración entre todas las administraciones (empezando por la mas cercana a la ciudadanía, los Ayuntamientos), hace necesario un compromiso real de estas instituciones para alcanzar la igualdad efectiva.

Por todo esto, desde IULV-CA exigimos al Ayuntamiento que deje de dar la espalda a una realidad social, a un colectivo de mujeres que piden que se dignifique su trabajo y su salario. Además, también reclamamos que en 2011 se garantice la aplicación de la remuneración mínima de 14.000 euros brutos anuales a todos los trabajadores/as municipales.