lunes, 2 de noviembre de 2009

Entrevista de Diario de Jerez a un buen amigo y compañero

"No somos los malos de la película"
Francisco López Sánchez, ex sindicalista y trabajador de los autobuses urbanos durante cuarenta año

Es el veterano de los cerca de 150 empleados de los autobuses urbanos. Cuarenta años ya sobre el suelo. Ha pasado por cobrador, conductor e inspector y ha vivido, por tanto el paso de cuatro concesionarias: Las de José Benítez, Herederos de José Benítez, Aura y Cojetusa. Francisco López Sánchez (Prado del Rey, 1948), 'el Chispa', un hombre bueno que invierte su tiempo libre en su pasión por las manualidades, ha sido durante más de veinte años la voz discrepante de los autobuses urbanos. Su infancia fue dura, en aquellos años de hambruna y necesidad: Cuando su padre fue nombrado caminero, Paco tenía seis años, cuidaba cochinos y cabras y dormía en un mal pesebre. Hasta que el montano llegó a la ciudad. En Jerez hizo de todo: Trabajó en lo que pudo en el Gallo Azul, luego en San Francisco y coció ladrillos en el tejar de José Mateos Soler. Llegó a yesero y entró en Agroman, y más tarde en la azucarera de El Portal. Dos oficiales, 'los Zurrapa' le advirtieron entonces: "Métete en los autobuses, que es mejor sitio". Y así comenzó todo.