miércoles, 4 de julio de 2007

A 100 kilómetros por hora

No ando a 100 kilómetros por hora, porque mi mente, que sí lo hace, me lo impide. Afortunadamente, porque de lo contrario estaría como un car-crush permanente, tirado en la clínica de rehabilitación, o en el centro de un colapso mayor.